Reconoce el entrenador del Real Murcia, que estos dos meses han sido muy intensos: “Tiene una repercusión el Real Murcia muchísimo mayor aún de lo que me imaginé el primer mes. Yo también me estoy adaptando a la situación, a los cambios. Estoy en ese período de adaptación”.

Sabe que el inicio, aunque ya lo avisó, no es el que quería: “Siempre esperas rascar los tres puntos que se nos escaparon de Cádiz. Hubiera facilitado todo mucho”. Y tiene claro: “Lo que no quiero es fallarle como murciano a la gente. No quiero fallarle a nadie”. Así que sabe que, la situación mejorará: “Es que no voy a fracasar. Cuando llevemos 20 partidos entonces hacemos una valoración”. En cuanto al rendimiento, le da igual qué presupuesto y con qué objetivo esté confeccionada la plantilla: “Si el equipo estaba diseñado para quedar el 14 o el 15 yo quiero meterlo el 8, el 4 o el 3, eso es lo que yo quiero”.

Y sobre el polémico asunto de Armando y Curto: “Son dos futbolistas que llevan con el grupo todo el verano, pero no de manera normal. Estaba estaban más fuera, que si salían, que si entraban que si se quedaban, todo temas contractuales, y eso les ha hecho no tener el ritmo que tienen otros futbolistas. Es algo meramente técnico”. “Siempre me ha consultado, pero Julio Algar es el máximo mandatario en ese aspecto”, eso en cuanto al responsable de confeccionar esta plantilla. Una plantilla en la que está precisamente el hijo del director deportivo: “Julio Algar es un jugador que ya conocía y que yo lo intenté fichar para El Churra, pero no teníamos los medios suficientes para firmarlo”. Así que parece que desde el Consejo confianza toda: “La ratificación no ha existido. Nada más que le han preguntado y Tornel ha dicho que tenemos plena confianza. Es diferente”. Y añade más: “Yo todavía estoy viéndolas venir en muchos aspectos. Nadie nace enseñado, como diría mi abuelo”. Habrá una nueva oportunidad de conseguir los primeros tres puntos este fin de semana frente en casa frente al San Fernando.