La antigua Sociedad Concesionaria del Aeropuerto de Corvera, Aeromur, se ha negado a entregar de forma voluntaria la posesión de las instalaciones aeroportuarias a los componentes de la comisión técnica designada por el Gobierno regional para tomar posesión de esta infraestructura “propiedad de todos los murcianos”.

Así lo ha explicado este viernes el consejero de Fomento e Infraestructuras, Francisco Bernabé, quien ha tachado esta decisión de “incomprensible” e “improcedente” porque “hay un auto emitido por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia que hay que cumplir y que ordena que se entregue a los murcianos la propiedad de su aeropuerto”.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Bernabé ha recordado que el pasado 3 de marzo, el TSJ de la Región de Murcia “dictó un auto en el que, literalmente, acordaba la entrega inmediata de las instalaciones del Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia a la Comunidad”.

Bernabé ha reconocido que este auto “no es firme” pero “sí que es ejecutivo desde el primer momento y es de obligado cumplimiento”. A pesar de ello, lamenta que Aeromur “ha optado por no cumplir de forma voluntaria las prescripciones del mismo”.

El consejero ha explicado que la Comunidad notificó el pasado viernes a Aeromur que la comisión técnica, integrada por abogados, ingenieros, arquitectos y economistas del cuerpo de funcionarios de la Comunidad, se iba a presentar este miércoles a las 10.00 horas en las instalaciones del aeropuerto.

El objetivo de esta comisión era “verificar el correcto estado de las instalaciones de cara a proceder a firmar el acta de entrega de las mismas”.

Sin embargo, al llegar al aeropuerto, la comisión ha sido recibida por el director designado en su día por Aeromur y el asesor jurídico de la compañía, que les han manifestado que no tienen intención de hacer entrega voluntaria de esas instalaciones “hasta que no exista una orden judicial que sea definitiva”.

En este sentido, los funcionarios han levantado el correspondiente acta y el Gobierno regional la ha trasladado ya a los servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma para que pongan en conocimiento del TSJ esta “desobediencia manifiesta a su resolución” con carácter inmediato.

El objetivo es recabar el auxilio del TSJ y pedir que se ejecuten “manu militari” las prescripciones que los jueces han determinado. “No olvidemos que estamos en un Estado de Derecho y que las resoluciones judiciales son algo que todos estamos obligados a acatar”, ha aseverado.

Asimismo, el Gobierno regional ha reclamado el “auxilio judicial” y que “se ejecute el auto, ya que por la vía voluntaria y amistosa no ha sido posible”.

Bernabé ha reprochado que esta empresa privada, integrada por Sacyr y sus socios, “se niega a entregar a los murcianos lo que es nuestro declarado por sentencia y lo que estamos pagando entre todos”. A partir de esta “premisa”, le parece “de todo punto improcedente” la actitud que está mostrando Aeromur, aunque no le “sorprende” después del “largo historial que le antecede”.

“Creo que ya no nos puede sorprender nada relativo a la actitud que mantiene Sacyr con la Región de Murcia”, señala Bernabé, quien critica que la empresa invoque ahora que ha recurrido el auto del juez, cuando se trata de un auto “ejecutivo”.

Asimismo, critica que Aeromur afirma que dará la posesión del aeropuerto “cuando se haga la liquidación” sabiendo que “es un procedimiento paralelo que no tiene ningún tipo de vinculación con la entrega de la posesión”.

Por todo ello, la postura de Aeromur está “totalmente fuera de lugar” y es “incomprensible e improcedente”, según Bernabé, que critica que la empresa “está desobedeciendo al TSJ, que es el que ha ordenado que se nos entregue la posesión al millón y medio de murcianos, que somos sus dueños”.