Venta de flores robadas. Es la última modalidad de estafa que se dispara con motivo de la festividad de Todos los Santos. La Federación de Consumidores ha lanzado una alerta. Avisan de que la compra de flores en establecimientos no autorizados puede proceder de flores robadas a otros difuntos. Estos días se venden 4 millones de crisantemos, el 60 por ciento del negocio. La Región es una de las principales productoras.