Cristina Sánchez López-Muelas es una de las 45 personas que han logrado plaza en la más reciente promoción de registradores de la propiedad y mercantiles. De las 45, 36 son mujeres. En el Matinal, Cristina ha compartido con los telespectadores su caso personal, desde cuando empezó a tomar la decisión de preparar esta oposición hasta cuando supo que había aprobado: “He llorado mucho durante la oposición y he llorado mucho después, cuando me dieron la noticia por teléfono”, ha contado.

Ahora le toca conocer el destino, su primer destino como registradora, una profesión de servicio público (el registrador protege al ciudadano, le da garantías jurídicas). Han sido seis años en los que ella misma, según ha relatado, ha sido su peor enemiga debido a la incertidumbre sobre si aprobaría o no. Seis años en los que se ha conocido mejor a sí misma, apoyada por su familia y la academia de preparadores.

30 años de edad, soltera, sin pareja… Confiesa que desde que aprobó, alguna vez le han dicho que es un partidazo: “No tantas… Alguna sí. Pero yo me lo tomo siempre como un halago. Creo que la gente lo que trata con eso es de halagar, de estar contenta, de celebrar conmigo… Y me lo tomo así. Pero vamos, que me suena a risa porque yo es que me siento una estudiante”.