Miles de personas han acudido hoy a la catedral de Almería a despedirse del pequeño Gabriel, el niño que murió supuestamente a manos de la pareja de su padre. Las muestras de dolor e indignación se han sucedido en las calles de la vecina ciudad y en las redes sociales.

Los padres de Gabriel han hablado al público tras la salida del féretro del niño. En un emotivo discurso, han pedido intimidad para la familia y han dado las gracias a los voluntarios que participaron en la búsqueda y a las muchas personas que en los últimos días han mostrado su condolencia y apoyo.