Desde diciembre nuestro periodo de descanso está protegido por ley. Una Ley que garantiza el respeto al tiempo de descanso, permisos y vacaciones, además de nuestra intimidad personal y familiar.

Las vacaciones del 87 por ciento de los españoles se ven interrumpidas por una llamada de trabajo, concretamente por las del jefe. Este verano es el primero en el que apagar el móvil es un derecho laboral. Las empresas no podrán mandar correos, mensajes, ni llamar a los empleados durante las vacaciones. De hecho, pueden ser sancionadas si no cumplen con esta Ley.