La felicidad del presidente José Luis Mendoza no fue completa. El UCAM se presentaba ante su público en el último partido de pretemporada. También era el último partido para el Alcoyano, que quería acabar bien y llegar enchufado al inicio de liga. Mientras el público se acomodaba, Álvaro adelantaba a los alicantinos. El empate de Arturo no fue suficiente porque Torres le borró la sonrisa con el 1 a 2 definitivo. Ahora toca pensar en la Liga.