No es una frase del presidente del FC Cartagena, es prestada de uno de sus exentrenadores y amigos, Alberto Monteagudo. Belmonte reconoce que están intentando darle normalidad a esa cita vital del próximo domingo frente al Atlético Baleares, porque asegura que la presión ya la lleva cada uno de manera individual. El máximo mandatario albinegro asegura que pase lo que pase hay plan, eso sí, plan A en caso de ascenso y plan B, en el caso de que no lo haya. Si logra lo que llevan buscando él y su amigo y socio Manuel Sánchez Breis, se cerrará un círculo que se abrió hace unos años y que sería el premio al trabajo y al esfuerzo bien hecho en un club que ellos han cambiado radicalmente.