Crece el consumo de tabaco, cocaína y cannabis entre los adolescentes de la Región. Baja, por contra, el consumo de alcohol y tranquilizantes sin receta. La última Encuesta sobre el Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias y Bachillerato así lo indica. El coordinador regional de adicciones, Juan Jiménez, ha resaltado, no obstante, que el 85 % de los adolescentes murcianos no se droga, con la salvedad hecha de su contacto con el alcohol. Este lo consume de forma habitual el 69,8 % de los jóvenes de 14 a 18 años. Su consumo ha bajado 2,6 puntos con relación a la anterior encuesta, de 2012.

Según ha detallado Jiménez, uno de cada tres niños menores de edad vuelve después de las tres de la madrugada a casa en una o dos ocasiones al mes. Más del 40 % se emborrachan una o dos veces al mes. “Algo más debemos hacer los padres en cuanto al control en las edades en las que realmente se puede hacer”, considera el responsable técnico de la consejería de Sanidad.

Preocupante es, a juicio de Jiménez, que casi el 50 % de las murcianas haya bebido alcohol durante el embarazo. Sobre todo porque cada año nacen de 50 a 400 niños con retraso mental, y el alcohol es la causa. “Algunos retrasos se explicitarán de alguna manera cuando los niños tengan doce, trece o catorce años”, ha expuesto.