Cada día se producen unos ocho desahucios en la Región de Murcia, “incluso sábados y domingos”, según la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Un drama “y sufrimiento humano terrible” que sufre mucha gente, “también autónomos, empresarios o interinos”, con lo que “supone tener que abandonar tu vivienda e intentar reiniciar la vida en otro sitio”.

“El nivel de desahucios en la Región sigue siendo alto aunque ha bajado y los bancos están más receptivos, se presten a negociar más que antes y se llega a más acuerdos”. Pero aunque han cambiado de actitud “siguen en un procedimiento de machacar a las familias”, contratando empresas de recobro o utilizando la figura de la Policía o un juez “como amenaza”.

Así lo han asegurado el sacerdote Joaquín Sánchez y el salesiano cooperador José Antonio Vives, que en nombre del colectivo ‘En el nombre de Dios, basta ya de desahuciar a las familias’, han mantenido un encuentro con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia (TSJRM), Miguel Pasqual de Riquelme.

Según han explicado en un contacto posterior con los medios, el presidente del TSJRM les ha asegurado que el número de desahucios ha descendido un 4 por ciento en el primer semestre del año, señalando que “la realidad es más bien distinta”.

Pascual del Riquelme se ha comprometido, en este sentido, a reactivar la Comisión Mixta entre administración de Justicia y organizaciones sociales.

El objetivo de la misma, ha detallado Joaquín Sánchez, “es acercar este mundo de la exclusión al mundo de los juzgados porque, a veces, existe una gran falta de comunicación”, por ejemplo, “con el tema de inmigrantes, lenguaje o situaciones humanas”, proponiendo, al respecto, una oficina de intermediación entre ésta u otra plataforma y el juzgado. Se trata, ha añadido Vives, “de humanizar más la justicia”.

En el transcurso del encuentro con el presidente del TSJRM, le han entregado la Declaración de Santa Cruz, suscrita por el Papa Francisco en su visita en Bolivia, “donde se expresa el derecho al trabajo digno, la vivienda y la tierra”.

Y es que, han manifestado, “la gente sigue sufriendo”, estamos en la lucha “por evitar los desahucios, porque la gente tenga un trabajo digno para poder pagar su vivienda y poder dar de comer a sus hijos y familia”.

EUROPA PRESS