El decano del Colegio Notarial de la Región de Murcia, Pedro Martínez Pertusa, se mostró prudente a la hora de valorar los incrementos de operaciones de compraventa de viviendas. Reconoce una mejoría, pero “es pronto para echar las campanas al vuelo”. Aseguró que los precios inmobiliarios están bajos y que los marcan los bancos.

Martínez explicó que hay sociedades con liquidez que “compran a bajos precios con el objetivo de rentabilizar su inversión en un horizonte de diez años”. Y añade que “hay gran parte de adquisiciones inmobiliarias que proceden de capitales rusos y chinos”
y que son operaciones que se miran con lupa por si pudiera existir algún indicio de blanqueo de capitales. Los 3.000 despachos notariales están en constante comunicación con el Servicio de Blanqueo de Capitales del Banco de España. Una comunicación que ha servicio para reforzar la lucha contra el blanqueo porque por las notarías pasan todas las “transacciones inmobiliarias y financieras de préstamos y créditos”.