El jugador ha sido uno de los últimos en llegar al Yeclano, pero está feliz. Sus compañeros lo han recibido muy bien y el ambiente, ahora que las cosas empiezan a funcionar, es más relajado. Aunque el delantero reconoce que el equipo no ha hecho nada todavía. Su estreno no pudo ser mejor, con dos de los tres goles que el equipo marcó frente al Sevilla Atlético. El domingo vio luz a un túnel que se ha prolongado durante más de un año y en el que lo pasó francamente mal. Ahora, prefiere ir semana a semana y disfrutar de nuevo de lo que el fútbol le está dando otra vez.