El objetivo ahora es cuatro años de estabilidad. PP y Ciudadanos han firmado el acuerdo para que Pedro Antonio Sánchez sea investido presidente del gobierno regional. El pacto se ha rubricado en la Asamblea Regional justo después de salvar el último escollo.  La última exigencia de la formación naranja: revocar los contratos de libre elección de varios directivos del Servicio Murciano de Salud. A partir de ahora, ambos partidos mantendrán reuniones periódicas para supervisar el cumplimiento del acuerdo, que es exclusivamente programático. Es decir, no hay reparto de poder ni distribución de cargos. El PP ha firmado, no por obligación, sino por convicción, dice… Mientras que Ciudadanos aclara que no está dando a los populares un cheque en blanco.