Las calles de las pedanías altas de Moratalla se convertían ayer en un auténtico río tras la tormenta que vino también acompañada de granizo. Vehículos, tejados y cultivos se han visto afectados. Hoy es el turno de valorar los daños.

Unas piedras con un tamaño de cuatro a cinco centímetros que acabaron con cultivos, coches y tejados. Lo que toca en la jornada de hoy para los vecinos de esta pedanía moratallera de Benizar es hacer valoración de los daños que la tormenta de ayer dejó a su paso. Casi 40 litros de agua por metro cuadrado que cayeron en poco menos de una hora y piedras de granizo de aproximadamente del tamaño de un huevo de gallina han destrozado canaletas, persianas, coches, huertos y cultivos. Los vecinos nos cuentan cómo lo vivieron.