Un verdadero calvario. Eso es lo que sufren los miles de viajeros que tienen que viajar en tren en la Región. El deterioro de las líneas que unen Cartagena con Madrid y Barcelona se ha acentuado en el último mes. Solo en diciembre los viajeros sufrieron 23 retrasos, pero Renfe lo achaca a problemas “puntuales” y dice que no son comparables con lo que ocurre en Extremadura.