El responsable del área de Derecho Laboral de Garrigues en Murcia, Francisco Javier Rojas, analiza la reforma laboral de 2012 y aporta claves sobre en qué se traduciría una derogación de la misma, tal y como propone el actual candidato a ser investido presidente, Pedro Sánchez. Rojas ha explicado que la reforma laboral sirvió para hacer pactos, para hacer negociación y para que en determinados momentos se destruyera menos empleo.

El PSOE propone derogar la reforma en dos fases. Una primera de medidas urgentes para restablecer los derechos perdidos de los trabajadores y el equilibrio en la negociación colectiva. La segunda etapa tendría protagonistas a los sindicatos y empresarios, a los que se daría un año de plazo para consensuar un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Francisco Javier Rojas defiende un pacto nacional que marque unas normas claras y de seguridad jurídica con miras al futuro. En todo caso, este abogado y asesor de empresas observa que abarcar una reforma del Estatuto de los Trabajadores es muy complejo: “Se podrá realizar alguna reforma puntual desde el Ejecutivo, pero si hablamos de legislar, se necesita un consenso de los agentes sociales, de los empresarios y la mayoría de los partidos políticos”, señala.