Se juegan la vida cada día y salvan muchas de ellas. No sólo se enfrentan al fuego, también a las alturas o a situaciones en las que hay víctimas atrapadas. Es el día a día de un bombero, el ocho de marzo celebran la festividad de su patrón.

En tan solo dos minutos los bomberos del parque de Murcia salen a socorrer a una víctima atrapada en el interior del coche. Aunque esta situación es un simulacro todos siguen un protocolo estudiado para estos casos. Primero inmovilizan el vehículo, después protegen y tranquilizan a la víctima, luego hacen hueco para sacarla. Esta es una de las actuaciones a las que más se enfrentan, por encima de incendios u otras emergencias. Solo el año pasado, los casi 200 bomberos del parque de Murcia actuaron en más de 1800 intervenciones.

Pero han elegido ser bomberos, pese a tener que ser testigos de situaciones duras. Hoy, día de su patrón, recordarán a héroes que dieron su vida para salvar otras.