Manolo Herrero hizo cambios en el 11 para disputar una eliminatoria a priori complicada por el desplazamiento y por un terreno de juego del que se quejó el propio entrenador. Manel, Aquino y Armando, además de Tanis Marcellan, que debutaba en partido oficial, fueron los más destacados, de un equipo, que apenas fue capaz de poner en peligro a un Ebro que veía cómo pasaban los minutos y las sensaciones eran cada vez de más peligro hacía la meta que protegía un Tanis que en muchos momentos del partido fue quién mantuvo con vida al Real Murcia. Ya en la prórroga el desgaste físico y el desacierto de cara a puerta propiciaron que todo desembocara en una tanda de penaltis donde los grana se vieron con el agua al cuello con el fallo de Alfaro y ahogados con el penalti transformado por Ubai que deja al Real Murcia fuera de la competición.