Son las integrantes del primer equipo de futbol sala femenino con discapacidad. 11 mujeres de entre 20 y 40 años que entrenan cada miércoles para poder competir. Una iniciativa pionera de la Asociación Astrapace. Dicen estar preparadas para enfrentarse a cualquiera, incluso a Elpozo o el Madrid.