El FC Jumilla vuelve a ganar en su estadio casi dos meses después. Lo ha hecho por dos goles a uno en un partido que se le ha puesto cuesta arriba desde muy pronto con el gol de Pirulo que ponía por delante al Linense en el Uva Monastrell.

Un gol que, sin embargo, no ha mermado en demasía al equipo vinícola que a los pocos minutos de recibir ese tanto se encontraba con un penalti a favor. Una pena máxima que se ha encargado de transformar el ovetense, Carlos Álvarez, que hacía su quinto gol de la temporada y ponía la igualada en el marcador. Tras el gol el equipo de Pontes ha seguido insistiendo en busca de la remontada. Tanto insistir ha dado sus frutos y una falta desde la frontal del área se ha encargado de transformarla Manu Miquel, el jugador cordobés, que reaparecía hace unas semanas después de muchos meses lesionado y que de esta forma hacía su primer gol de la temporada. Un gol que ha acabado dando la victoria al Jumilla, tres puntos que lo siguen manteniendo en la zona tranquila de la clasificación.