Las bajas temperaturas obligan a retrasar la temporada de terrazas en el Altiplano. Los hosteleros de la zona tiene la licencia para colocarlas pero el tiempo desapacible hace que están vacías. Con once grados nadie se atreve a sentarse en una terraza. Los hosteleros viven con preocupación esta situación.