El Gobierno regional ha modificado los presupuestos para evitar el efecto de las enmiendas de la oposición y lograr que no “afecten” a las partidas finalistas de los programas operativos de la Unión Europea ni a gastos fijos como la electricidad, el agua o la informática.

No obstante, hay otras enmiendas en las que la Comunidad “todavía está trabajando” y no ha tomado una decisión, según ha explicado el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Andrés Carrillo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Carrillo ha lamentado que las enmiendas de la oposición afectaron a algunas partidas que implicaban la recepción de fondos europeos finalistas, pero ha aclarado que el Gobierno regional está haciendo “modificaciones presupuestarias” para que el destino de las partidas “vuelva” a ser el que estaba previsto inicialmente.

“La Comunidad no puede perder fondos europeos”, ha señalado Carrillo, quien indica que su Consejería ya ha tomado medidas para que se ejecuten los gastos de los programas operativos “conforme están pactados en Bruselas”.

Y es que se trata de programas que están “perfectamente decididos y calendarizados por año”, por lo que cualquier cambio “implica que la Comunidad no cumpla los planes y Europa la penalice en 2018, según Carrillo.

Por otra parte, ha lamentado que alguna de las enmiendas “no tenían ningún sentido” y han “arramblado” con algunos gastos fijos como el de la luz, la informática o el agua, porque se trata de partidas “sin mucha visibilidad”.

“Como nadie se da cuenta de esos gastos” la oposición pensó: “pues lo quito y hago la carretera en el pueblo que a mí me interesa y luego voy a ese pueblo y levanto la bandera de que, gracias a mí se ha construido”, ha lamentado Carrillo.

Sin embargo, el consejero reividnica que se trata de medidas que son “absolutamente esenciales para levantar la persiana de nuestras oficinas de empleo, de nuestros centros de salud o nuestros centros educativos”.