Cerca de medio centenar de adolescentes se reúne cada fin de semana para hacer botelleo en la huerta de los Dolores. La mayoría son menores de edad. Los vecinos están hartos y han decidido grabarlos para denunciar la situación. Los jóvenes han respondido con insultos y amenazas.