La palabra Norovirus puede que sea desconocida, o que su nombre lleve a confusión. Sin embargo, es más común de lo que creen: es el causante de la intoxicación alimentaria.
Se trata de la otra gripe, la gripe estomacal de que la que debemos protegernos, sobre todo en invierno.
La fiebre o los dolores musculares son alguno de los síntomas de su carta de presentación.
Para hacerle frente la prevención es clave. Los especialistas recomiendan desde lavarse las manos a conciencia hasta hacerlo igualmente con cualquier alimento que consumamos o con cualquier superficie, especialmente grifos y manillas.
Al cabo del año, 685 millones de personas son contagiadas con este virus estomacal. La buena noticia es que en la mayoría de ocasiones su recuperación se resuelve de 3 a 4 días, y lo síntomas desaparecen por sí solos.