El Real Murcia vuelve a ganar en casa casi dos meses después. Lo ha hecho por dos goles a cero, con muchos cambios y frente a un Atletico Malagueño que llegaba a Murcia como colista del Grupo IV. Prácticamente desde el principio el mando y las mejores ocasiones han sido de los grana, como ese disparo de Aquino que se estrellaba en la madera y su rechace no lo conseguía orientar de buena forma un Manel que si que tendría más suerte unos minutos después rematando dentro del área un centro medido de Nahuel. Con ese resultado se llegaría al descanso y ya en la segunda parte la tónica no ha sido muy diferente al primer tiempo.

De nuevo las ocasiones y el protagonismo lo ponía el equipo de Herrero, más si cabe después de que el equipo malacitano se quedara con un jugador menos por una entrada dura a Dani Aquino que significaba la segunda tarjeta al jugador del filial malagueño. Protagonismo también para Víctor Curto que reaparecía de nuevo en un terreno de juego tras más de un mes parado. Tras el cambio, el Murcia lo siguió intentando y encontró el premio de la sentencia en las botas de Miñano que ponía el 2 a 0 definitivo.