Lesbos ha dejado de ser el refugio y el primer respiro para los refugiados que llegan a Europa desde Turquía arriesgando su vida en el mar. Poner un pie en esta isla griega implica ahora entrar en un centro de detención sin condena, pero con una salida casi segura: la deportación. De Lesbos y Atenas ha regresado a la Región un lorquino, Andrés Vicente. En el informativo matinal, Vicente ha contado qué ha hecho en Lesbos, para qué se ha ido allí como voluntario durante diez días.

Andrés es maestro. La preocupación de este lorquino por la situación de los refugiados viene de hace años.De su experiencia en Lesbos ha relatado una historia personal que le ha marcado, la historia desgarradora de un refugiado de 26 años al que los yihadistas le asesinaron a su familia, incluido su bebé.