La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco del ‘Plan contra las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas’, ha desarrollado la operación ‘Segureño’, una investigación dirigida al esclarecimiento del hurto de una treintena de cabezas de ganado ovino en Lorca, que se ha saldado con la detención de tres personas, dos de ellas presuntamente relacionadas con la sustracción de los especímenes y una tercera con la presunta autoría de delito de receptación por la adquisición ilícita de éstos.

Las actuaciones, enmarcadas en el ‘Plan contra las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas’, se iniciaron el pasado mes de junio, cuando la Guardia Civil recibió la denuncia de un ganadero en la que comunicaba la sustracción de 30 corderos de una finca ubicada en la pedanía lorquina de Fontanares, unos hechos que habían generado cierta alarma social entre el sector ganadero, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

Agentes del Equipo ROCA (contra robos en el campo) iniciaron entonces la investigación para esclarecer los hechos, localizar a los animales sustraídos e identificar y detener a los responsables de los robos.

La Benemérita obtuvo la información relativa al tipo de ganado robado – corderos de corta edad, de la raza segureño murciano, sin crotal o tatuaje que facilitara su identificación- y dispuso el reconocimiento de explotaciones ganaderas y de otras fincas establecidas como corrales de ganado, al objeto de localizarlos.

Las inspecciones llevadas a cabo por los guardias civiles dieron su fruto con el hallazgo, en una vivienda de la Diputación lorquina de Cazalla, de dos corderos y otros diez más en un corral anexo a una vivienda ubicada en la pedanía de La Pulgara-Lorca.

Los indicios obtenidos por los investigadores han determinado que se trata de los animales denunciados como sustraídos a principios del pasado mes de junio por lo que, una vez reconocidos por su legítimo propietario, éstos -un total de 12 ejemplares- han sido incautados, devueltos a su dueño y puestos a disposición de la autoridad judicial.

La Guardia Civil ha detenido a dos personas, varones, españoles, de 25 y 43 años como presuntas autoras de delito de hurto y a una tercera, varón, español, de 36 años, por delito de receptación, relacionado con la compra de productos de ilícita procedencia.

La operación ha permitido impedir la comercialización irregular a través de canales de distribución no autorizados de los corderos sustraídos, con el consiguiente riesgo para la salud pública, así como evitar la competencia desleal en el sector ganadero.

Los arrestados, las diligencias instruidas y los animales recuperados han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Lorca (Murcia).

EUROPA PRESS