El sector de los eventos y los espectáculos, con unas pérdidas del 90 por ciento en la facturación, temen que las 2.000 familias que dependen de este trabajo se queden sin nada. Exigen a las administraciones soluciones y ayudas.

El próximo 30 de septiembre se manifestarán a nivel internacional en más de 21 países.