Pagando solo una cuota mensual, el usuario puede disfrutar de un vehículo con todos los servicios y necesidades vinculadas. Los segmentos de clientela donde más ha crecido han sido los de particulares, autónomos y pequeñas y medianas empresas, una tipología de clientes que está mucho más cerca del renting de lo que estaba hace una década.

Los vehículos más elegidos en esta modalidad han sido los turismos con cerca de 60,000 unidades, seguido furgonetas y pick up. Pero el renting también llega a la segunda mano. La media de ahorro que ofrece el renting frente a la compra transcurridos ocho años es de un 35% a los que se le suma el ahorro fiscal. Además el 24 % de los de turismos eléctricos matriculados se destinaron al alquiler en los  tres primeros meses del año.