Aunque aún no hayamos entrado en el invierno, la temperaturas empiezan a ser frías, sobre todo por las noches, algo que hace aún más vulnerables a las personas sin hogar. En Murcia, el servicio de emergencia móvil y atención social (SEMAS) recorre calles, jardines y cajeros automáticos en busca de aquellos que duermen en la calle para ver qué necesitan y hacerles entrega de alimentos y bebidas calientes, mantas y ropa de abrigo.