Sin arena, prácticamente desaparecidas, con los paseos marítimos con señales de haber sido devorados por el agua y con las estructuras destrozadas. Así están dos días después del temporal, las playas del Mar Menor, donde hoy, por fin ha salido el sol.