A tiempo para salvar la campaña les ha llegado el agua del Acueducto Tajo-Segura a los agricultores de la pedanía muleña de Yéchar. No tienen más que la del trasvase para sus frutales, a los que miman gota a gota. Después de 11 meses con el trasvase cerrado, vuelven a regar con el agua que les llega de la cabecera del Tajo. No es mucha, pero esperan les sirva para terminar una campaña de la que dependen prácticamente todos los vecinos de esta población, donde ven aliviados como llega algo de agua. Ahora pueden regar con un poco más de tranquilidad después de meses de incertidumbre, pero aun así, el agua que les llega es una tercera parte de la que tenían asignada para un mes. Confían en la apertura de pozos y en que continúe lloviendo, ya sea en la cabecera del Segura o la del Tajo.