En el día Europeo de las víctimas del terrorismo recuerdo especial también a las familias murcianas víctimas de crimenes de ETA. Y es que la huella del terrorismo dejó 14 murcianos asesinados. Desde Jerónimo Vera García, sargento de la Guardia Civil de 45 años, natural de Fuente Álamo, que se convirtió en 1974 en el primer murciano muerto a manos de ETA, hasta el capitán de fragata de la Armada Domingo Olivo Esparza, que tenía 45 años cuando la banda terrorista lo asesinó en Madrid en 1993.

En la región la banda terrorista ETA llevó a cabo tres atentados. El primer atentado fue en septiembre de 1990, en el cual hacían explotar un coche bomba en el cuartel de la Guardia Civil de Cartagena, dejaba numeroso heridos, entre los que había varios niños, importantes daños materiales en viviendas y en 52 vehículos calcinados. El ataque estaba dirigido a la Guardia Civil, uno de los objetivos primordiales de la banda.

La única víctima mortal de ETA en la Región ha sido Ángel García Rabadán, policía nacional, asesinado en febrero de 1992 en Murcia, lo mataron con un coche bomba que los terroristas explosionaban a sangre fría en el momento en el que el agente iba a inspeccionar el vehículo. Era de Rincón de Seca, tenía 47 años, estaba casado y tenía tres hijos. La sociedad murciana quedó conmocionada con el asesinato, y es que los daños psicológicos tardan mucho en curar.

En 1993 la banda pone su objetivo en uno de los puntos más turísticos de la región, de madrugada explota una bomba en un hotel de La Manga. No hubo heridos pero más de 800 veraneantes fueron evacuados y el pánico se apoderó de los turistas.

En total 14 murcianos han muertos a manos de ETA. Ellos las víctimas de ETA siguen pidiendo memoria y justicia