Es la realidad de un Algar Surmenor, que el año pasado pudo comprar la plaza para jugar en Superliga. El problema es que con esta crisis sanitaria el futuro del club en la máxima categoría, peligra. Estas dos hermanas, gemelas, han crecido en el club cartagenero, aunque son conscientes de que su futuro está en la docencia y que el deporte es un hobby. Han cumplido su sueño y reconocen que el deporte les ha ayudado a organizarse mejor en los estudios. A estas alturas, lo normal es que el club se hubiera puesto en contacto con la plantilla para planificar la próxima campaña, pero con la Covid19, el verano va a ser todavía más largo que el anterior.