Darío García Calderón es el joven director ejecutivo de una sociedad cuya idea le valió en 2015 el reconocimiento de ser la más brillante de España. Es murciano, con familia en Beniel, y lo que hace es reproducir órganos enfermos de pacientes para que los cirujanos practiquen antes de la operación.

En la actualidad se encuentra en fase de validación científica: “La idea se va madurando con los médicos. Estamos validando hígado, mama y hemos empezado con riñón”, ha contado en el informativo matinal. Su empresa pretende comenzar con la comercialización antes de la mitad de este año.