El preparador físico del Cartagena ha vivido estos dos meses con relativa tranquilidad. Eso sí, trabajando a diario para que la plantilla pueda volver en las mejores condiciones. Sabe que necesitarán casi como una pretemporada para poder rendir al cien por cien en esos play-off exprés, y tendrán que prestar mucha atención para evitar posibles lesiones que tras el parón podrían aparecer con el inicio de los entrenamientos. Un comienzo que espera con mucha ilusión y que nos confesaba que ha cambiado unas cinco o seis veces.