Francisco Marín es el ‘Solo’ de la Patrulla Águila. El primer vuelo de la patrulla acrobática más antigua del Ejército del Aire se celebró el 4 de junio de 1985. Entonces tenía cinco aviones, hoy son siete. Marín pilota un C-101 y, como el resto de pilotos de la patrulla, es instructor de vuelo. A este piloto de caza y ataque perteneciente a la Academia General del Aire se le despertó el interés por pilotar aviones en el instituto, en el colegio marista de La Merced. Tuvo una vocación tardía, hoy acumula más de 2.000 horas de vuelo.

En su historial figura una misión internacional: en Afganistán, en 2008. Marín formó parte de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad. El comandante ha estado pendiente este fin de semana de los atentados perpetrados el viernes en París. También se ha referido al reciente aterrizaje con el lomo de un avión de la Patrulla, falló el tren de aterrizaje. En su opinión, el piloto hizo lo correcto, en vez de estrellar el avión en el mar y eyectarse.

La Patrulla Águila representa a España y al Ejército del Aire, pero tiene otros objetivos tales como promocionar la industria aeronáutica española o ser un ejemplo de disciplina en vuelo. Durante la entrevista, el ‘Solo’ ha contado que para él, dibujar los colores de la bandera nacional en el cielo es “lo más grande”.