La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de las actividades anuales establecidas por la Dirección General de Tráfico, ha llevado a cabo durante la pasada semana una campaña de control de autobuses dedicados al transporte escolar, que se ha saldado con la detección de dos conductores conduciendo bajo la influencia de drogas.

En el marco de estos dispositivos han sido controlados un total de 138 vehículos de transporte escolar, cuyos conductores, además, han sido sometidos a las pruebas de detección de alcohol y drogas, habiendo arrojado dos de ellos (un 1,45% del total) resultado positivo en drogas.

Tras lo que fueron denunciados ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia, por una infracción al artículo 14 de la vigente Ley de Seguridad Vial, al conducir un vehículo con presencia de drogas en el organismo, hecho que tras la última reforma normativa está sancionado con una multa 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos de su permiso de conducción.

EN ALCANTARILLA Y MOLINA DE SEGURA
Según informan fuentes de la Benemérita, uno de los conductores varón, de 37 años, de nacionalidad española y vecino de Alcantarilla, arrojó resultado positivo en cannabis cuando fue detectado en una ruta escolar de la localidad de Alcantarilla, transportando a 40 alumnos.

El segundo, varón, de 46 años, de nacionalidad española y vecino de Alcantarilla, dio positivo en cocaína cuando conducía un autobús con 27 escolares a bordo en el municipio de Molina de Segura.

En ambos casos los vehículos fueron inmovilizados en las proximidades de los centros docentes donde fueron inspeccionados, según explican las mismas fuentes en comunicado de prensa, que añaden que la inspección de los autobuses se ha realizado en las inmediaciones de los centros escolares, bien a primera hora de la mañana, al inicio de las clases y una vez que los menores se habían apeado de los vehículos, o antes de la finalización de la actividad lectiva, cuando los autobuses llegaban de nuevo a los colegios a recoger a los alumnos.

Tras lo que la Guardia Civil reitera su mensaje a aquellos conductores, sean profesionales o no, que de forma imprudente y temeraria, a pesar de las campañas y advertencias de la Dirección General de Tráfico, conducen después de haber bebido o tomado drogas, recordando que, sin perjuicio de la sistemática realización de controles preventivos ordinarios o especiales, que se intensificarán durante el presente mes de diciembre con motivo del elevado volumen de desplazamientos, tanto de largo como de corto recorrido, que se producen durante el Puente de la Constitución y festividades navideñas.