Esta mañana hemos vuelto al colegio. No para aprender matemáticas, si no para darle una sorpresa a Jesús. Un pequeño aficionado del Águilas que sueña con ser periodista. Y bueno, pues hemos intentado que así fuera, al menos durante un rato. Muy atentos a la sorpresa que se ha llevado.