Preocupación quizá sea la palabra que defina el estado de ánimo de la mayoría de los clubes en Segunda B. En el Yeclano creen que de confirmarse los rumores del retraso hasta enero de la competición sería una incongruencia en ese objetivo de la federación de profesionalizar la categoría.