En los 80 comenzaba su andadura en la vida políitica municipal y si hay algo que desde entonces ha caracterizado a Juan José Cánovas ha sido su cercanía al pueblo. En 2004, un hematológico crónico le obligaba a dejar a un lado la política, pero 3 años más tarde regresaba, hasta que la muerte lo ha vuelto a apartar.

Único alcalde de Izquierda Unida en la Región. Colores y siglas a un lado, para los que lo conocían: una persona buena y leal. Durante más de año y medio Juan José había logrado esquivar al virus pero a mediados de diciembre le pillaba por sorpresa. Ingresado, desde el hospital seguía pendiente de los suyos hasta que no pudo más y era trasladado a la UCI. Después de 24 días en cuidados intensivos su corazón dejaba de latir.

Para sus amigos de la infancia: el monaguillo. Activo en redes sociales, amante del buen comer, volcado con sus flores. Juia José Cánovas tenía palabras de despedida para los que se iban. Ahora son otros los que se despiden de él.