Juan Murcia fue un bombero de la capital que se convirtió en un símbolo para sus compañeros. En 2012 protagonizó un rescate heroico, de dos menores atrapados en un incendio en El Palmar, en el que podían haber perdido la vida. Los bomberos están de luto porque hoy lo entierran.

El incendio ocurrió el 17 de agosto de 2012. Era muy querido por toda la plantilla y su adiós esta semana les deja el corazón negro de hollín como los de los incendios en los que este bombero ha participado. En aquel incendio, los menores se quedaron solos en casa. Por fortuna, Juan y sus compañeros los encontraron.