Con 19 años un accidente le dejó con una discapacidad incompleta, pero su amor por el deporte, su familia y sus amigos, hicieron que hoy se haya convertido en una referencia en el tenis en silla de ruedas. Número 3 de España y 40 del mundo: “Esos son números, lo importante es trabajar, trabajar y trabajar. Pero quiero crecer más”. Kike siscar reconoce que “es un sueño” lo que está consiguiendo desde que empezó hace 6 años y que este 2018 ha sido increíble: “Hace un año y medio estaba 5 del mundo y más de 100 del mundo. Mi sueño era jugar con la Selección. He podido debutar en una Copa del mundo con los mejores tenistas del mundo. Pero prefiero no pensar y trabajar”.

Y trabajar mucho, para hacer más visible y equilibrar lo que se pueda, el deporte adaptado con el que no lo es, porque las diferencias actualmente son enormes: “No podríamos ni hablar de ello. Es verdad que el tenis en silla se está dando a conocer. Las redes sociales están ayudando mucho. Pero por ejemplo, una silla para empezar cuesta 5.000 o 6.000 euros, por eso entre todos hay que ayudar un poco”. Porque: “La silla son nuestros pies. En Rumanía la silla llegó dos días más tarde. Pude sacar el primer partido con una que no era mía. Es una anécdota que siempre recordaré”. Su primer acercamiento al tenis en silla fue en un torneo de pádel, gracias a un compañero de trabajo: “ganamos la categoría de aficionados”.

“El tenis en silla me ayuda como persona, a conocer gente, a familias y lugares que nunca pensaba a los que iba a ir y que se queda en el corazón” afirma Kike. Reconoce que en su familia siempre “han sido enamorados del deporte y lo llevamos en la sangre”. La semana que viene cumplirá 15 años de ese accidente: “Al principio le das muchas vueltas a la cabeza, pero mi familia y mis amigos, me ayudaron y no me dejaron pensar en nada negativo”. Después de ese momento lo tuvo claro: “Mi primera misión era ponerme lo mejor posible. El deporte ayuda. Estar bien contigo mismo, a relajarte, a terminar una jornada y olvidarte de todo, de lo bueno y lo malo. El deporte es básico para todo el mundo, pero para una persona con discapacidad ayuda bastante”.

De este año recuerda el torneo internacional en el BNP Paribas y estar con la Selección: “Desde pequeño era deportista, y como cualquier deportista, el sueño es jugar con la selección. Muy feliz de poder representar a nuestro país y lograr la mejor clasificación para España”. Dentro de unos días estará en el Campeonato de España que será en Manacor en la escuela de Rafa Nadal: “Creo que es el mejor deportista español de todos los tiempos. Va a ser el colofón perfecto a un 2018 que ha sido perfecto”. Esperamos que el 2019 traiga más éxitos para este deportista de Torre Pacheco que se ha convertido en un ejemplo de sacrificio y superación.