Los pozos de sequía del Sinclinal de Calasparra ya están en marcha. Así lo ha hecho saber la Confederación Hidrográfica del Segura, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en un comunicado posterior a la rueda de prensa de los regantes en la que se solicitaba su apertura, demás de la dimisión del presidente de la CHS, Miguel Ángel Ródenas, “por su pasividad”.

La Confederación explica que ha iniciado el bombeo de agua destinada a los regantes del trasvase Tajo-Segura, perjudicados por la sequía que sufren los pantanos de cabecera del acueducto, de tal forma, suministrará 25 hectómetros cúbicos (hm3) para dar continuidad a los riegos y aliviar a los agricultores.

Esta actuación se hace al amparo del decreto de sequía aprobado el pasado año por el consejo de ministros y prorrogado hasta el 30 de septiembre, añade la Confederación.

Asimismo recuerda la celebración el pasado viernes de una Junta de Gobierno “en la que se escucharon las alegaciones de todos los participantes”, atendiendo así, manifiesta, “las peticiones de los regantes del trasvase”, a la vez que “garantiza los caudales ecológicos y el seguimiento del buen estado ambiental de las aguas”.

Así, continúa el comunicado, “durante los pasados días la CHS ya ha efectuado tareas de mantenimiento y conservación de equipos que han permitido ahora iniciar las extracciones”.

Esta nueva actuación se suma a las numerosas medidas que el Gobierno de España ha venido adoptando desde el inicio de la sequía con objeto de incrementar la disponibilidad de agua para abastecimiento y riego. Entre otras, la producción de agua desalada, las ayudas para rebajar su precio y las obras de emergencia para mejorar el suministro, añade la CHS.

En total, en los dos Reales Decretos de Sequía se contemplaban una batería de actuaciones por un importe de más de 50 millones de euros, entre ellas la puesta en marcha de sondeos de acuíferos subterráneos para incrementar la oferta de recursos.

EUROPA PRESS