El Gobierno regional prohíbe “todo contacto social” entre personas no convivientes. El presidente, Fernando López Miras, ha anunciado hoy esta medida y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de todos los murcianos: “No puede ser que por la irresponsabilidad o inconsciencia de algunos, tengan que pagar todos”. A partir del 14 de enero entra en vigor un decreto que prohíbe las reuniones sociales con personas fuera del ámbito de convivencia en cualquier entorno que no sean lugares de trabajo y las aulas de los centros educativos. Personas mayores que viven solas o que precisan de atención domiciliaria son excepciones también en este caso.