El pequeño Willy de tres años lleva en paradero desconocido 10 días. La familia de la madre, fallecida hace dos años, lo busca sin descanso. Apuntan directamente al padre quien podría habérselo llevado hasta su país, Brasil.

Según la abuela del menor, el padre no trabajaba ni cooperaba en los gastos. A pesar de que nunca hubo buena relación, todo estalló tras el fallecimiento repentino de la madre del pequeño. La familia está realmente preocupada por no saber dónde está el pequeño y ya ha interpuesto una denuncia ante la Benemérita, aunque siguen sin tener noticias del padre del menor, ni de su paradero actual.