Las inspecciones de trabajo han convertido unos 11.000 contratos temporales en fijos y han hecho aflorar otros 3.000 empleos irregulares. Tan solo este año se han realizado en la Región más de 6.500 visitas de prevención de riesgos laborales y se han propuesto sanciones por valor de 3,2 millones de euros.