Ayuda a quien más lo necesita, es lo que ofrece la biblioteca pública de Ulea.

Este pequeño pueblo del valle de Ricote se ha propuesto cubrir todas las necesidades de sus mayores. El último servicio bien merece el premio nacional al fomento de la lectura.