El acueducto Tajo-Segura va a ver de nuevo circular agua llegada desde el Alto Tajo. La ministra de Agricultura en funciones ha autorizado tres desembalses mensuales para esta primavera: 20 hectómetros cúbicos por envío. El 38 % para abastecer a la población; el resto, para los regantes. El presidente del sindicato, José Manuel Claver, ha subrayado la valentía de Isabel García Tejerina: “Ha sido un tanto sorpresa porque sabíamos que se iba a autorizar el trasvase correspondiente a este mes, pero hasta que no vimos el Boletín Oficial del Estado no sabíamos que se iban a aprobar los correspondientes a abril y mayo. Está muy bien. Para nosotros es cumplir con la ley, pero la ministra ha tenido agallas para hacerlo, habida cuenta de cómo están en la comunidad autónoma vecina…”, ha dicho Claver en el informativo matinal.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha calificado el trasvase de “despropósito”, “casi inhumano”, “amoral” y “kafkiano”. Va a recurrir la decisión del Ministerio de Agricultura. El presidente García-Page publicó en Twitter que el Gobierno central lleva a cabo una “hiriente e insultante política de agua”. Las condiciones legales para autorizar desembalses establecen para este año una reserva mínima de agua en Entrepeñas y Buendía de 336 hectómetros cúbicos, y en este momento hay 462 almacenados. Son 126 excedentarios. A juicio de Claver, alguien tiene interés en reabrir esa “guerra del agua” de otra época que a algunos presidentes les ha favorecido con votos en su vertiente política. Lo que más les duele a los regantes es que se juegue con este tema y no se diga la verdad.

El presidente de los regantes del Tajo-Segura se pregunta por la opinión a nivel nacional del Partido Socialista, de Ciudadanos, de Podemos y el mismo Partido Popular sobre el Acueducto y sobre el déficit hídrico de la cuenca del Segura. “Queremos una solución definitiva. No podemos estar toda la vida igual, limosneando, yendo a Madrid”, afirma.