Miles de murcianos y de españoles disfrutan a estas horas de sus vacaciones de verano pero el 56% de ellos no desconecta del estrés del trabajo ni de las obligaciones familiares. Nos alejamos físicamente de la oficina pero seguimos enganchados al móvil y a los problemas cotidianos. Llegados a esta altura del año, echar el freno es más que una sugerencia que nos lanza con buen tino la canción del verano.

Ir despacito, sí, es una necesidad que nos reclama el cuerpo. Las fuerzas flaquean, la concentración decae y la paciencia escasea. Trabajo, niños, atascos, información en bucle, emails y los Whatsapps a cualquier hora convierten nuestro día a día en un maratón que dura meses. El resultado: un 70% de los españoles sufre estrés cotidiano. Y es que, aún estando de vacaciones, no paramos ni un segundo. La gran mayoría no desconecta en verano. Los expertos recomiendan parar. Paso a paso, recuérdelo, porque hay que disfrutar del momento.